Francisco Caparrós

 

Nace en Baza (Granada) en 1954, inicia sus primeras experiencias con la fotografía a muy temprana edad  en el estudio de su padre, donde descubre la imagen fotográfica haciendo retratos de sus amigos y descubriendo en el cuarto oscuro la magia del “revelado”. Se interesa por este lenguaje con particular intensidad, al tiempo que lo hace por la pintura y el dibujo de la mano de Julio Vazquez, un profesor de bellas Artes argentino que se instaló en esa ciudad por el año 1964. Desde entonces y hasta hoy se dedica a la fotografía, tanto en su vertiente profesional como artística.

En el año 1966 trabaja experimentando con la imagen y el laboratorio descubriendo las características de la química fotográfica en los procesos de positivado y las capacidades de las ópticas en el lenguaje de la imagen.

Realiza trabajos de campo costumbristas de personajes y paisajes de la provincia así como bodegones experimentales y experiencias con dibujos y aguafuertes sobre cristal los cuales positivaba mezclados con objetos sobre papel; solarizaciones y demás trabajos de índole experimental.

En 1969, viaja para conocer y retratar ciudades y pueblos de la geografía española, visitando El Prado, La casa museo de Sorolla en Madrid, el museo de Bellas Artes de Bilbao, quedando impresionado al contemplar las obras de Velazquez, Goya, Rubens o el Bosco.

En 1970, se traslada a Madrid para preparar el ingreso en Bellas Artes, pero será en Valencia donde ingresará en 1973.

Viaje a Italia para conocer y retratar ciudades, pueblos y visitar museos en 1972. Con sus primeros trabajos “El movimiento y la luz”, establece una relación deconstructiva, que continua hasta hoy. Una manera de “arrastrar” lo fotografiado en un deseo de sintetizar el objeto, como si lo real fuera crudo y excesivamente descriptivo. La imprevisibilidad de las imágenes recreadas en un tiempo definido de obturación, se acercan mas a lo recordado que a lo propiamente observado, un símbolo de que observamos. Fernando Castro se refiere al trabajo de Caparrós como -cazador obsesivo de los placeres visuales metropolitanos, se mueve en la deconstrucción del paradigma del instante decisivo, en vez del apropiacionísmo postmoderno o del instante dado.-

En su búsqueda del lenguaje expresivo, ha transitado por diversas disciplinas del paisaje y el retrato. Así en “Interiores de paisaje”– Galeria  el Palau – Juan Angel Blasco se manifiesta con respecto a este trabajo de Caparrós en la revista Cimal nº 25 de 1985 con estos términos – no está motivado por la “inmovilización del movimiento”, afanosamente inquirida por otros fotógrafos. Su investigación se centra, preferentemente, en la naturaleza estática, en esas formas quietas que la geología brinda al espectador que explora. El tema de su predilección es la materia mineral en reposo, generosa en contrastes cromáticos y formales, descubierta en sus ricos matices de texturas y fragmentaciones rocosas. Lo ecológico inerme ejerce un especial poder de imantación sobre Caparrós atrayendo su fina sensibilidad hacia el detalle más nimio o el secreto más recóndito.- Sobre el mismo trabajo, Román de la Calle escribiría, – Francisco Caparrós “elabora” la realidad visual, no solo mediante la selección metonímica por discontinuidad o fragmentación, o recurriendo a elocuentes efectos técnicos en las tomas y el procesado, sino también gracias al aporte de intervenciones calificables de fotogénicas, introduciendo tratamientos compositivos ejercidos directamente sobre la sustancia visual. –

En la acción fotográfica de Caparrós se dan dos cualidades. Por un lado la búsqueda de los lugares o “no lugares” que manifiestan un estado de soledad latente como en las series “Estructuras dormidas” o “Casi silencio” donde lo fotografiado es la huella latente de ese momento y no otro, el corto suspiro del instante reflejado y atrapado para siempre en el cuadrado recipiente de la cámara con todo lujo de detalles. Por otro lado la escena “sentida”, recalificada o recompuesta con intención de arrebatar a la sustancia del inconsciente, la sensación casi olvidada del instante, el recuerdo la sensación, el olor la temperatura, el ruido. El ruido, casi lo único que queda del recuerdo, el color, el formato grande, en un intento de volver a ese espacio-tiempo. En Jerográficos Fotográficos y Bambú, realizados en New York y Japón respectivamente, se da ese carácter deconstructivo y resuelto en forma de caligrafía laberíntica de expresión gestual, motivada por la emoción del momento vivido. Fernando Castro, en su texto para el catálogo de la exposición realizada en el IVAM escribe, – Los fulgores entópicos de Caparrós son huellas de la ciudad pero que solo podrían tener ese carácter en virtud de lo que ha sucedido en la “mirada mecánica” de la cámara guiada por el gesto artístico. El estado hipnagógico que surge en el “adormecimiento” implica una orientación y limitación perceptiva especial, de la misma forma que Caparrós consigue sus Jerografías cuando la luz natural ha desaparecido, en el dominio seductor de la noche. Se ha pensado que para que se desarrolle el fenómeno de la hipnagogia es fundamental que la imaginación funcione de manera automática. Y, sin embargo, los fenómenos hipnagógicos no son un mero automatismo “contemplado por la conciencia”, sino que, más bien, son la conciencia. No contemplamos la imagen hipnagógica, sino que estamos fascinados con ella. Esa especie de sueño que aún no se formó adquiere como en las fotografías de Caparrós, una tonalidad alucinatoria, parece que esas imágenes tienen un brillo más intenso que la realidad. En vez de picnolepsia que lleva a una vivencia bunkerizada, la cámara abierta a los destellos metropolitanos consigue imágenes hipnagógicas que son puro cambio, coreografías de luz, rotaciones desconcertantes-. Y de la exposición Bambú, realizada en la galería Raquel Ponce de Madrid escribiría en ABCD Las Artes y las Letras –Desde la saturación metropolitana, Caparrós ha viajado a Japón donde ha realizado una fascinante serie que titula Bambú. Con enorme lucidez, toma un elemento de gran potencia simbólica muy presente tanto en la pintura cuanto en la poesía oriental para eludir a la idea de maduración-. – Esa gama esplendorosa del verde, de Caparrós nos entregan una honda vivencia poética. Hay en estas fotos una mezcla de aquella inmersión en el bosque de la que hablara Bachelard con la ensoñación acuática: inmensidad que desorienta y da placer unida a los reflejos fugitivos que fueron para Narciso una perdición.

Caparrós ha realizado sendas obras de videoarte, “10´27 to Liberty”, 2006 y “El Espíritu del Bambú”, 2009. La primera, un trabajo de integración imagen y sonido sobre Jerográficos Fotográficos realizada en NY donde el ritmo, el color y la música nos adentra en el mundo hipnagógico de la ciudad. Y el segundo, una reflexión sobre el ciclo lento y complejo de la naturaleza que nos lleva a comprender la paciencia y la madurez tan presente en oriente. Esta obra fue realizada en su totalidad infográficamente pudiendo así abordar el proyecto de un modo expresivamente sutil. En ambos casos contó con la colaboración musical de Juan J. Coll, un compositor de gran sensibilidad y maestría.

Participó en 2009 en el proyecto de Domingo Sanchez Blanco, Museo Mausoleo, donde se enterró una escultura realizada en aluminio fundido, con el título, “La Esfera del Miedo”. Con la participación del pueblo de Morille (Salamanca) Fernando Castro, Domingo Sanchez y varios poetas que llevaron la esfera a la sepultura y en cuyo interior yacían  en cenizas los miedos escritos en papel por los participantes y quemados en un acto cuasi mágico de liberación espiritual.

“Rastros”, comenzado en 2012 donde profundiza en expresión del pensamiento, a partir de imágenes comprimidas y estiradas, realizadas con “paleta fotográfica”, actuando sobre fotografías seleccionadas y tratadas a tal fin. Una suerte de pintura fotográfica, o rastros de color y forma modificados en función de la proyección o reflexión que se efectúa. Actualmente desarrolla un proyecto denominado Metáfrasis.

 

OBRAS DE–  Personas , Paisajes (1967); Lugares de España (1969); Imágenes italianas (1972); El Movimiento y la Luz (1974); Caparrós, Fotografía pintura dibujo (1974); Mensajes cifrados (1975); Desde el cielo (1976); Naturalezas Vivas (1980), “Aspectes de la fotografía al Pais Valenciá”, Sala Parpalló; Los cuentos del Agua (1981); Interiores de Paisaje (1982) galería El Palau; Good Moorning América (1989) Casi silencio (1990); Estructuras Dormidas (1992) Invasión Clip (1995); New York, Mirada Perdida (1999); Ruta 66 (2005); Jerográficos Fotográficos (2005-2006); Las luces del Sol Naciente (2007); Bambú (2007); La esfera del Miedo (2009); Paisajes Horizontales (2010); El Angel Necesario (2010) para el Museo de BBAA San Pio V; Floresta (2011); Islas Vacías (2011); Movimiento Circular (2013); Rastros (2012 – 2014); Arquitectura del paisaje (2005 – 2017); Metáfrasis (2017)

 

BIBLIOGRAFÍA: Aspectes de la fotografía al Pais Valenciá, (1980); Ediciones Nueva Lente Nº 99 (1980); Cimal nº 25, Cuadernos de cultura artística, Caparrós y la fotografía – Juan Ángel Blasco Carrascosa; Interiores de Paisaje, (1982) Román de la Calle, Pablo Ramirez, Francisco Baños Martos, Galería Palau; –La fotografía como erótica del objeto-, Román de la Calle, Las Provincias; –Jerográficos Fotográficos-, (2006) IVAM Consuelo Ciscar, José Garcia Casimiro, Raquel Gutierrez, Román de la Calle, Fernando Castro Florez; Gabarron.org (2008); –Nostalgia de Futur Homenaje a Renau– (2009); –Otro modo de enfocar-, Fernando Castro Florez, ABCD 30 de mayo (2009); La fotografía en la colección del IVAM, – El Paisaje – (2008); Plusmarca, Arte y Deporte (2008); La fotografía en la colección del IVAM, – Piezas Maestras – (2009); Miradas Arquitectónicas en la colección del IVAM Diputación de Alicante (2008); Cuadernos del IVAM Nº 15 –El Japón de Caparrós, Pincel de Luz-, Consuelo Ciscar; Arte Español en la Colección del IVAM (2010); IVAM Donaciones (2010); – Obras Maestras del Siglo XX en la Colección del IVAM – (2010) – El Ángel Necesario -, San Pio V, Fernando Castro Florez (2011); Jerográficos New York, Tokio, Kyoto, Rosalind Wiliams – Fernando Castro Florez (2014); El Mundo, 25 años en movimiento (2014). Espacialismo Cromático, Centro del Carmen – V Centenario del Nacimiento de Sta. Teresa de Jesús (2.015); 13 Artistas Valencianos Contemporáneos y un Homenaje desde La Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, Román de la Calle, (2015) Nature as As Architecture (2017) Roberto Polo Gallery – Bruselas.